Generamos desafios o retos individuales o grupales para propiciar que los colaboradores interactúen entre si fuera del espacio/tiempo de trabajo. Acciones tan simples como enviar notas de agradecimiento, ayudar a capacitar a un compañero, jugar charada o trivias on line, nominar al mejor integrante del equipo o dedicar 30 minutos para conversar por teléfono con un compañero (de todo menos de trabajo); son acciones que nos permiten generar sentido de pertenencia, compañerismo e integración.